Probablemente, este tema es uno de los que más se ha escrito sobre supervivencia en la red.

Trataremos de enfocar este artículo del modo más objetivo posible, simplemente daremos nuestra opinión fundamentada, no solo por nuestras propias experiencias, sino también por una actividad continua en la Escuela de Supervivencia Granada II.

Las mochilas de 72 horas surgen como recomendación preventiva ante catástrofes. En algunos lugares del mundo, hay personas que viven apartadas de ciudades, por lo que se recomienda que cada miembro de la casa tenga un paquete preparado para aguantar los tres días que se supone que tardarían, como máximo, los equipos de rescate en llegar a la zona.

En muchas ocasiones, la gente tendría que abandonar su casa a causa de huracanes, erupciones volcánicas, inundaciones, terremotos, etc. Pero hay que tener en cuenta que en algunos casos, la gente puede permanecer en sus hogares, en ese supuesto, el equipo para resistir puede estar incluso en un armario, por ejemplo, en grandes nevadas y otras crisis, donde la casa permita seguir viviendo en ella.

En otras situaciones, el equipo puede estar en un vehículo, en este caso, los elementos de este equipo de emergencia pueden ser mucho más amplios que si hubiera que llevarlos en una mochila.

Es común que gente que escribe sobre estas mochilas, dirigiéndose a personas que solo van al campo, citen elementos que no vienen a cuento. Salir al campo no es sobrevivir a una catástrofe, ni al apocalipsis zombie, que no deja de ser una ficción.

A nosotros, este tipo de mochilas, nos sugieren llevar solo el equipo mínimo para pasar tres días e incluso más, en un medio natural. Hay que tener en cuenta que dicho medio puede cambiar, tanto por la época del año, como por la zona climática. No obstante, lo que vamos a describir, sería válido también para alguien que tenga que abandonar su casa en una catástrofe, y se vaya a tener que mover en un medio natural.

Para no extendernos, nos centraremos en el equipo de zonas templadas, dado que, en ellas, podemos hablar de un material casi universal, que tendrá aportaciones o excepciones si estamos en otras zonas o épocas climáticas.

Sobre si un equipo como el que describimos es caro, os diríamos que hemos visto frecuentemente en internet, que la gente se gasta el dinero en elementos caros, que no les servirán para casi nada, ya que no van a ir a la guerra. Hay demasiado marketing en esta actividad, y como te descuides acabas gastando dinero en tonterías inútiles, en vez de gastar en lo que realmente es necesario.

Espero que este artículo te permita equiparte con criterio.

Evidentemente, cada uno tendrá que apañarse con lo que tenga y lo que pueda ir comprando, y en muchos países será difícil encontrar algunas cosas que nombramos, pero una buena equipación, puede ser, por suerte o desgracia, la diferencia entre la vida y la muerte.

Es obvio, que, en zonas frías, áridas o tropicales, este material de base necesitará algunos aportes o cambios, pero es una buena referencia de partida.

Como en todo, no vale ir metiendo cosas en la mochila, sin una planificación previa, hay que tener las cosas claras en cuanto a qué utilizaré con más probabilidad y qué no.

Repasemos las prioridades:

  • Protegernos del frio y o el calor (ropa, calzado, material de vivaqueo, fuego).
  • Administrar primeros auxilios si llega el caso.
  • Comunicarnos y pedir ayuda.
  • Hidratarnos.
  • Comer cargando el mínimo peso.
  • Desplazarnos teniendo en cuenta: orientación y terrenos difíciles.
  • Hacer alguna reparación en nuestro equipo.
  • ¿Protección de la vida salvaje?

Ahora, veamos con que elementos cubrimos estas prioridades.

LA MOCHILA

Un error muy común es utilizar mochilas demasiado pequeñas, con malos sistemas de suspensión y diseño de la espaldera, así como, con demasiados bolsillos exteriores.

Los compartimentos interiores, tapa y correa de cintura facilitan la disponibilidad del equipo, pero, los bolsillos exteriores en los lados o en la espalda tienen mucho riesgo de avería en las cremalleras.

Al estar diseñadas con curvaturas marcadas, además son difíciles de estanqueizar. En caso de querer realizar dicho procedimiento, habría que hacerlo bolsillo por bolsillo.

El equipo que vamos a describir cabe en una mochila de aproximadamente 45 litros.

Pero ten en cuenta, una mochila de esta capacidad no es recomendable para cargar más de 10 kg. En invierno, por ejemplo, llevamos más equipo de protección contra el frío, o en zonas áridas por el peso del agua, podríamos necesitar una mochila de mayor capacidad.

No sirve de nada esto que decimos si la mochila es muy mala, hablamos de mochilas buenas, con un diseño adaptado. Cualquier cosa con correas para los hombros no es una mochila.

Para configurar la mochila, sigue más o menos el esquema de la foto: cosas que no pesen abajo (esto además te permite sentarte en la mochila en una parada, haciéndolo sobre esta parte), las cosas más pesadas en el medio, lo de más uso y ligero arriba, y en los bolsillos los que necesites sacar rápido.

Peso mochila de montaña
Mochila de supervivencia

Tambien es útil que las mochilas lleven un cubre exterior para casos de lluvia, pero, con lluvia intensa o teniendo que vadear, las bolsas estancas ligeras, o dos grandes bolsas de plástico, una dentro de otra, harán que la mochila sea estanca y además permitiran que esta flote.

Mochila de montaña

Equipo de vivaqueo

Saco de dormir. Va en función de la temperatura. Si piensas que no va a bajar de unos 7 grados, puede valer un saco fino, combinarlo con una funda de thermoline o similar subirá un poco la tolerancia, y la puedes subir más aún, usando la chaqueta térmica  o  usando una funda externa impermeable y transpirable. Otra opción, es llevar un saco con más tolerancia a bajas temperaturas.

En el saco tampoco hay que escatimar con el precio, aunque buscando, encuentras cosas muy apañadas por relativamente poco precio

Aislante. Los auto hinchables abultan menos, pero son más vulnerables, y las clásicas esterillas tendrías que llevarlas fuera de la mochila. Un truco es llevar una plancha de neopreno fino, doblada en la espaldera dentro de la mochila.

La propia mochila vacía o ropa que sobre en una bolsa de plástico, puede servir de aislante o reforzar uno fino.

Saco de dormir

Toldo. Existen dos posibilidades, 2×3 o 3×3 metros de plástico o tarp, siempre acompañado de cuerda de paracord para atarlo a puntos fijos como árboles, si es necesario.

En zonas áridas el concepto cambia y lo mejor es una o dos mantas, aluminizadas por un lado y de color vivo por otro, de las gruesas que permiten fijar cuerdas en los extremos.

Configuraciones con tarp
toldo para mochila de supervivencia

Piquetas de tienda. Elegir un modelo ligero y llevar 4 o 5. También se pueden hacer con palos, pero se tarda tiempo y no en todos los terrenos hay palos funcionales. Los bastones de trekking también ayudan en lugares donde no hay otra opción para levantar un refugio.

Para el suelo puedes usar las bolsas grandes de impermeabilizar la mochila o una manta térmica (no de las finas, ya que, es difícil doblarla varias veces sin que se rompa).

Las mantas térmicas son también vitales en casos de emergencia, protegen tanto del frio como del calor.

Herramientas. En esto hay cientos de opiniones, pero hemos hecho y enseñado a hacer muchos refugios con medios naturales, empleando lo mínimo: cuerda de pita, una sierra de cable y un cuchillo pequeño.

Manta térmica y sierra de dedos

Material por si tienes que improvisar un refugio: Unos 20 metros de cuerda de paracord 550 de 5 milímetros, para amarres es lo mejor, y otros 20 metros de cuerda de paracrod 550 de 3 milímetros, para, por ejemplo, hacer vientos.

Es cierto que, si no encontramos palos tirados, por ejemplo, los que arrastra un rio, lo que cortemos de un matorral como retama, necesitara en el caso de los travesaños principales, una limpieza de ramas, esto puede ser lento y difícil, sin tener una herramienta que corte por golpe.

Aquí hay partidarios de hacha y sierra plegable, (demasiado peso para llevarlo en una mochila varios días), o de cuchillos grandes. Nosotros preferimos una multiherramienta tipo Leatherman. Tiene todo lo necesario para trabajar, y solemos acompañar esta multiherramienta con un cuchillo Joker modelo bushcraft. Son dos herramientas muy prácticas, ocupan poco espacio y sin duda merecen la pena.

herramientas de supervivencia

Botiquín

El uso de un botiquín puede ser prioritario, un accidente o una dolencia pueden pasar en cualquier momento, es muy importante llevar uno personalizado para nuestras necesidades.

Botiquín

COMUNICACIONES Y PEDIR AYUDA

Los móviles modernos se han vuelto un clásico imprescindible, es cierto que pueden, no solo servir para comunicarse o pedir ayuda, también, podemos ver el parte meteorológico, conocer noticias, usarlo como brújula y GPS cargando mapas etc. Todas las funciones dependen de tener batería, y casi todas dependen de que haya cobertura.

El tema de tener batería se soluciona llevando alimentación externa para al menos una carga (cuidado con vídeos y fotos, aún en modo avión los móviles gastan también batería).

Cargador solar

Evidentemente, si no vamos a andar mucho y queremos practicar a hacer refugios más elaborados, podemos llevar un hacha y una sierra plegable, pero piensa que llevando un toldo o tarp, es difícil que tengamos que improvisar un refugio, por lo que hay que valorar lo que llevamos de herramientas.

El peso es un gran problema, y más con mochilas pequeñas y en terrenos difíciles.

Aunque en tres días no es probable que tus herramientas se desafilen, es recomendable llevar algún elemento para afilarlas, a veces es difícil encontrar una piedra adecuada sobre el terreno.

Fuego. En este tema también hay mucha literatura, nosotros llevaríamos: dos mecheros, ambos de gas, (recuerda, dos hacen uno, uno no hace nada), algunas cerillas de tormenta y rascadores metidos en un recipiente estanco, dos o tres trozos de vela como un dedo pulgar de tamaño más o menos, un pedernal y yesca adecuada para el uso rápido de este.

Nunca debemos olvidar que, aunque no las usemos, las baterías externas, con el tiempo se descargan solas, por eso solemos recomendar las que llevan una placa solar, pero, aunque lleven dicha placa, se deben cargar antes. El cometido de la placa es mantener la carga, por eso están diseñadas para llevarlas colgadas de las mochilas.

Sobre las radios, las emisoras capaces de emitir a gran distancia requieren de licencia, las emisoras PMR446 son de uso libre. Por eso apoyamos la iniciativa Canal 7-7.

Aquí os dejamos el cartel de la iniciativa y una explicación que os ayudara mucho, sacada de la página web de la iniciativa 7-7. Os dejo el enlace a dicha página.

http://www.canal77pmr.com/

Alcance de un PMR446. El alcance de una emisora PMR446 de uso libre no se puede definir con una sola cifra. Los PMR446 trabajan en 446 Mhz de la banda de UHF, con una longitud de onda de 70 cm y 0.5 watios de potencia. Estas restricciones son las que hacen que estos equipos no requieran licencia para operarlos.

Se podría definir, de manera general, que el alcance de un PMR446 es de un rango visual. Esto quiere decir, que, si nuestro destinatario está en nuestro campo de visión, podremos comunicar con él. 

Las ondas dependen de muchos aspectos, tales como la propagación, el entorno, la altitud y las condiciones atmosféricas. Estas se degradan más cuando encuentran obstáculos de gran tamaño en su camino. Es por ello, que, en ciudad, con grandes edificios de hormigón, tengamos alcances muy pequeños de solo cientos de metros. No obstante, el uso en ciudad no es objeto de esta iniciativa.

Cuando utilizamos un PMR446 en la montaña, donde no tenemos obstáculos, pero si hay arbolado o barrancos, podremos alcanzar distancias de varios kilómetros.

Y en último caso, cuando nos colocamos en cimas elevadas, con grandes ángulos de visión, podemos alcanzar distancias de varias decenas de kilómetros sin ningún tipo de problema.

La mayor distancia alcanzada conocida con un PMR446 se hizo entre Canarias y Portugal el día 18 de Julio del año 2012 a las 9 de la noche aproximadamente, aprovechando una apertura troposférica. Se alcanzó una distancia de 1.611 Km aproximadamente entre el norte de la isla de Tenerife y el norte de Portugal.

pmr446-alcance en montaña
canal de radio 7-7 montaña

Elementros para que nos localicen, sobre todo, si no tenemos un GPS para indicar nuestra posición:

  • Linterna. 
  • Silbato. Para emitir la señal SOS. Es la señal de socorro más utilizada internacionalmente, y tiene sus órígenes a principios del siglo XX. Popularmente, se le han asignado significados como: «Save Our Ship» (Salven nuestro barco), «Save Our Souls» (Salven nuestras almas) o «Send Out Soccour» (Envíen socorro).

En código morse, el SOS con silbato se representaría como:

3 pitidos cortos-3 pitidos largos-3 pitidos cortos

  • Elementos para encerder fuego,
  • Ropa, toldos, bolsas de pálstico de colores vivos, etc. Si tu ropa no es de colores vivos, puedes llevar un chaleco de emergencia de los que llevamos en el coche.
  • Puntero láser.
  • Espejo de señales.

Hidratación

Mantenerse hidratado/a es muy importante. Para ello, puedes uar diferentes recipientes, tales como: camelbak, cantimplora, botella, etc. 

Cantimplora

Potabilización de agua

Lo más recomendable, es llevar un filtro pequeño de microfibra, de dos capas en zonas sin presencia humana, y de tres capas en zonas con posible contaminación inorgánica.

No es buena idea llevar solo la bolsa de agua, es necesario llevar un mínimo de un contendedor más de al menos 1,5 litros. Las botellas de plástico recicladas son una buena opción, porque vacías pueden aplastarse y ocupan menos.

También es recomendable llevar pastillas potabilizadoras (no sales de plata). Debéis calcular cuantas pastillas necesitaréis para 3 litros de agua al dia.

filtro de agua

Alimentación

Piensa que puedes comer de la montaña, es una utopía en la mayor parte de lugares y épocas.

Raciones. El truco es, componer una ración con el mínimo peso, máximo de calorías, y fácil de cocinar en el caso de las comidas calientes.

Las raciones deben ser para tres días comiendo bien y más de cinco racionando, puede conseguirse con poco más de dos kilos. La clave es elegir bien los elementos y evidentemente utilizar para las comidas calientes deshidratados o liofilizados.

comida liofilizada

Desplazamiento

Brújula y mapa. La escala 1 .25000 es la más operativa, si te mueves a pie.

Aunque tengas cartografía, brújula y GPS en el móvil, o en un GPS al margen, recuerda que puedes quedarte sin baterías o que el aparato deje de funcionar de repente (lo hemos visto varias veces).

Mapa y brújula

Linterna. Será vital, tanto para moverte de noche, como para vivaquear

Lo ideal es llevar una linterna frontal de diodos con pilas AAA (llevar dos juegos a parte de las puestas, no abultan nada. Otra cuestión es que tenga posibilidad de luz roja y función estroboscópica. la casi totalidad de frontales tienen estas funciones).

Este equipo es importante, gástate un poco más. No esta demás llevar alguna luz más, como las de bici, que también sirven como señal de auxilio, y un juego de pilas de repuesto son más operativas que una luz química, ya que si la activas ya no podrás reutilizarla más veces.

Bastones de trekking. No son imprescindibles en algunos terrenos, pero en otros escarpados o con posibilidad de vadeo pueden ser vitales. También puedes usarlos para hacer un refugio, si no hay ningún soporte natural.

Frontal
bastones de senderismo

Kit de supervivencia. Realmente todo lo necesario para una urgencia esta ya descrito.

Lo recomendable es llevar encima algunos elementos básicos, por si te pasa algo alejado de la mochila, como:

  1. Teléfono en una bolsa estanca.
  2. Manta térmica ligera.
  3. Mechero y algunas tiras de tetrabrik.
  4. Cuchillo o navaja (los cuchillos no los lleves a la vista en zonas habitadas).
  5. Un gel de uso deportivo (glucosa y sodio).
  6. La bufanda tubular fina.
  7. Un trozo de venda elástica y un apósito hemostático, algún apósito adhesivo, alguna tirita, una toallita de antiséptico, alguna tableta de analgésico, etc.
  8. Silbato y brújula.
  9. Un reloj siempre es útil, sobre todo, si tiene aplicaciones como brújula, altímetro, barómetro.

Muchas cosas de esta lista ya están en los teléfonos, pero claro, consumen batería.

Aseo mínimo. Muchas personas, pensaran” pa que» si estamos en el monte. Pues hay unas razones al margen de la comodidad, evitar problemas de salud.

Estas son algunas de las cosas que puedes llevar:

  1. Pastilla pequeña de jabón, o, sobre todo, en zonas áridas. gel desinfectante.
  2. Toallas húmedas (paquete pequeño) para darnos un lavado de gato/a si no hay agua, y como papel higiénico si llega el caso, aunque es mejor llevar algo de este, limpiarse con lo que pilles, o con agua tiene sus riesgos, y sobre todo, en el caso del agua puede estar contaminada. El papel siempre puede quemarse y guardarlo en una bolsa de plástico.
  3. Un peine si tienes el pelo largo es útil para que no se enmarañe y de paso, también puedes quitar algún huésped indeseable.
  4. Cuidado de los pies, es vital para caminar, vaselina o crema de mentol. La vaselina puede prevenir también rozaduras en sitios como axilas, ingles etc. Corta uñas pequeño, compeed ampollas, esparadrapo del botiquín…
  5. Como toalla puedes incluso emplear la bufanda tubular, pero jamás lleves una toalla de algodón.

Bueno espero que os haya servido, evidentemente esto no es un dogma, puede tener matices y seguro que nos hemos dejado alguno en el tintero. Cada uno/a que lo compare con lo que sabe, y decida.

Si quieres llevar todo esto a la práctica, puedes hacerlo a través de un monografico, haciendo clic aquí.

Ir a WhatsApp
1
Supervivencia Granada II
¡Hola!
¿Quieres obtener más información?